, ,

¡No nos dejemos robar el espíritu misionero!

miércoles, diciembre 06, 2017

Hace ni más ni menos que 35 años (1982) (algunos de los que escribimos esto no habíamos sido ordenados aún) se escribía la siguiente reflexión:

“-`¿Ir a misiones?´
-“No es el momento”, se piensa. Y luego, la tan sabida frase: “Bastantes misiones tenemos aquí” o la otra respuesta que parece más cristiana: “Van a tener que venir desde allá a misionarnos a nosotros ¿quién sabe?

En cierto modo, aquellas iglesias jóvenes y misioneras, con sus animadores y catequistas de comunidad, su testimonio sencillo, y hasta sus persecuciones y mártires, nos devuelven ya el evangelio como más vivo y comunitario. Este intercambio, diálogo y el “contar entre hermanos las maravillas que el Señor obra en otros pueblos”, tal como lo hacían los Hech 15, 3-4, es parte importante de la Misión. Para vivirla en plenitud la Iglesia es misionera, sale se abre a otras culturas y escucha allí “las semillas del Verbo”, nos dice el Vat. II


La Misión es una exigencia vital del Evangelio, es de lo más institucional en la Iglesia de Jesús. El miedo, la tal prudencia “humana” nos cierran el horizonte y con frecuencia nos paralizan. Cierto que vivimos tiempos de crisis, esperas y búsquedas. Pero lo que ya parece poco evangélico es que nos busquemos salidas a base de seguridades, intereses, muy privados y vueltas hacia atrás. “Desde la fe” las salidas son siempre hacia adelante, hacia un mayor riesgo y entrega y generosidad.

Queriendo revitalizar nuestra Iglesia de España no podemos encerrarnos en nosotros mismos diciendo: “Dios les guarde, hermanos, se las vayan arreglando” ¿Todo lo contrario!


Ir  a los más pobres, a los otros, esa es la opción preferente en el Evangelio de Jesús…..”Y así,  después de 35 años el Papa Francisco vuelve a reflexionar en los mismas claves, quizás con otras palabras.. “la alegría del evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús” “Ser Iglesia en salida” abandonando la “autorreferencialidad”,  abrirse a los desafíos de hoy, las tentaciones de los agentes e Iglesia que sumergen la actividad misionera en una crisis de miedo y desesperanza….y se permeabiliza en una crisis espiritual misionera. 

¡No nos dejemos robar el espíritu misionero!

Noticias relacionadas

0 comentarios

Galería Imágenes

¿QUÉ SON LAS OMP?

¿Qué es la Obra de Propagación de la Fe ¿Qué es la Obra de Infancia Misionera ¿Qué es la Obra de San Pedro Apóstol? ¿Qué es la Pontificia Unión Misional?