,

UN CIELO NUEVO, UNA TIERRA NUEVA

miércoles, noviembre 01, 2017

Innumerables los hombres y mujeres que han dado testimonio ante el mundo de perdón, de misericordia, de humildad y compromiso por una tierra más justa, más pacífica, de mayor concordia y comprensión, de superación de todo aquello donde los odios rompen la cordura y sensatez humana.
Ruidera
 Lo han realizado por su amor a Cristo y por su amor a los hombres y mujeres de este mundo. En esta empresa han ofrecido su vida y muchas hasta con su muerte. A algunos se les ha reconocido su santidad y a otros se le ha añadido a la comunión de los santos. Algunos han trabajado tras mesas de oficinas, o subidos a los andamios de una obra, con el casco de obrero de un trabajo, enseñando en aulas o encorvados sobre la tierra esperando sus frutos, entregando su vida a sus familias o exponiendo su vida en lugares adversos, otros entregando su vida a sus hermanos sin importarles naciones, razas, tribus, lenguas o territorios…
Son santos porque ellos vivieron y amaron sin egoísmos, sin rencores, sin odios, sin codicias, renunciaron a un mundo de vida centrada en ellos mismos para des-centrarse en los otros, especialmente en los necesitados, marginados, descartados de este mundo. Escogieron ser mansos más que arrogantes y descarados, vivir con una pobreza interior más que llenarse de soberbia, ser y trabajar por lo justicia, más que esconder su vida en el cinismo y la doblez, ofrecer a Dios la pureza de sus corazones, seguros de que su recompensa está escondida en el reino de Dios.
          Las lecturas de hoy son una invitación a unirnos a esta empresa, a esta mesnada de “locos” por Dios. Verdad es que es empeño y voluntad de Dios salvarnos, pero con actitudes como la de los santos también salvamos a nuestro mundo. Es una invitación a ir más allá de la supervivencia. Cuanto más santos seamos dejaremos un mundo más humano, más hermano, más bello y saludable para futuras generaciones. Estamos invitados a asumir consecuentemente estos principios de ternura, de sensibilidad, de opción por lo bello, por lo saludable y ecológico, por la alegría, por lo bueno.

No me resisto también a creer que  habrá mucha gente que comparta estos sentimientos y que son de otros credos, de otras denominaciones, seguramente ateos que dieron  salida a su opción por el penoso testimonio que dieran del Dios del Amor los que decimos hablar del Dios de Jesucristo. No me resisto a creer que teniendo yo unos sentimientos para que los hombres y mujeres de nuestra historia que han vivido humillados por el hambre y el sufrimiento gocen de una vida feliz no haya un Amor mayor que lo haga realidad en un cielo y tierra nueva.  Creo en lo que nos oferta el Ap y habrá un día en que todos al levantar nuestras cabezas escucharemos «Al que tenga sed, yo le daré a beber gratis de la fuente de la vida». ¡Gratis! Sin merecerlo. Así saciará Dios la sed de vida que hay en nosotros” .

Noticias relacionadas

0 comentarios

Galería Imágenes

¿QUÉ SON LAS OMP?

¿Qué es la Obra de Propagación de la Fe ¿Qué es la Obra de Infancia Misionera ¿Qué es la Obra de San Pedro Apóstol? ¿Qué es la Pontificia Unión Misional?